Archivos mensuales: febrero 2014

Analisis Lógico del concepto de “X es mejor que Y”

 En este post voy a analizar desde un punto de vista lógico lo que significa que algo sea mejor que otra cosa.

El relator “ser mejor que” es un relator de aridad de 2 … n .  Lo que significa que un uso legítimo del relator “ser mejor que” implica dos o más argumentos. Yo puedo decir que Dios es lo mejor de este universo o puedo decir que yo soy mejor que Antonio, pero no puedo decir que soy mejor que yo mismo. En general se suele usar una acepción autoreflexiva “Yo soy mejor que yo mismo” para decir que he mejorado en relación a un tiempo anterior, pero en ese caso no hablamos de exactamente mismo objeto idéntico. Nunca el mismo objeto en la misma circunstancia será mejor que sí mismo ya que será exactamente igual y para que algo sea mejor que sí mismo, es necesario de que se trate de dos cosas con al menos una diferencia y que esa diferencia sea juzgada como algo mejor y distintivo que hace que una sea mejor que la otra.

Otro aspecto importante del relator “ser mejor que” es que es un relator comparativo y jerárquico. Decir que X es mejor que Y implica poner por encima a X sobre una escala jerárquica. Por eso “ser mejor que” no es simétrico, el orden importa mucho. Observemos las propiedades lógicas que cumple este relator y cuales, por consecuencia, incumple:

SUS PROPIEDADES LÓGICAS:

Transitividad: Si A es mejor que B y B es mejor que C, entonces A es mejor que C.

Esta propiedad se cumple. Si yo soy mejor profesor que mengano y mengano es mejor profesor que fulano. Por tanto, yo soy mejor profesor que fulano.

Reflexibilidad: A es mejor que A

Esto evidentemente es falso. Nada es mejor que sí mismo. Siempre es igual que sí mismo, ni mejor ni peor. Ante dos cosas idénticas es imposible juzgar de manera racional que una sea mejor que otra.

Simetría: Si A es mejor que B, entonces B es mejor que A.

También es evidentemente falso. Dado el carácter jerárquico, cuando A es mejor que B, es falso que B sea mejor que A. No se puede decir: ´”Sí, Adrián el mejor profesor de lógica, pero hay alguien que le supera”. Evidentemente si hay alguien que le supera no es el mejor profesor de lógica”.

Equivalencia: Si A es mejor que B, entonces A=B

También falso. De hecho la lógica funciona completamente al contrario. Si A es mejor que B, entonces A es diferente de B, pues si no no sería mejor, no sería ni mejor ni peor que A.

CRITERIOS DE VALIDEZ PARA EL RELATOR “SER MEJOR QUE”:

Es de gran importancia para los seres humanos crear jerarquías entre las cosas. Muy a menudo vemos gente diciendo que algo es mejor que otra cosa o que otra cosa es mejor que aquella. Ahora la cuestión es ¿Cuándo podemos decir que hemos aplicado correctamente o justificadamente la expresión X es mejor que Y?¿Bajo qué criterios podemos determinar el buen uso legítimo de esta expresión? A este respecto, creo conveniente varios criterios de corrección que preferiblemente deberían cumplirse en su totalidad:

  1.  Aquello que se compara preferiblemente debe pertenecer al mismo conjunto o, en su defecto, compartir alguna propiedad en común: No es lo mismo comparar un procesador i3 y un procesador i7 que comparar el cerdo con la velocidad. Es recomendable que ambas cosas sean del mismo tipo. Por ejemplo, i3 y i7 forman parte del concepto de procesador en un ordenador, mientras que cerdo y velocidad no suelen estar incluidos en el mismo concepto.
  2.  Criterios: Decir que algo es mejor que otra cosa requiere de una justificación, de un “en tanto que” implícito. Cuando digo que X es mejor que Y, en realidad, lo pienso así en tanto Z. Imaginemos que comparamos dos libros, puedo decir: “Este libro de matemáticas es mejor que este otro en virtud a su claridad, pero este otro en virtud de su profundidad y extensión es mejor que el primero.”Todo uso de “ser mejor que” implica un “en tanto que”. Hay que saber en que sentido es mejor que esa cosa. Ya lo afirmó Aristóteles en su Organon cuando dijo que ontológicamente no hay nada mejor que otra cosa. Las cosas son o no son y en virtud de que son no son ni mejores ni peores. Por tanto, las cosas son mejores o peores no en virtud de su ser en cuanto ser, sino en virtud de su ser en cuanto algo. Cabe discutir si algo es un buen o mal criterio, pero eso implica muchos factores, entre los cuales quiero destacar uno fundamentalmente, la finalidad.
  3.  Finalidad: Es posible que podamos usar el relator “X es mejor que Y” en sentido utilitario, mejor que Y para hacer W.  Yo puedo pensar que este libro de matemática es mejor que este otro en tanto su claridad ya que lo que busco no es una análisis minucioso de la cuestión, sino una visión general que me dejo las ideas fundamentales bien claras. Ahora bien, si yo buscará lo contrario, probablemente preferiría Y dado que mi finalidad sería otra.

En conclusión, me gustaría aportar una esquema para la validez del relator “X es mejor que Y”:

X es mejor que Y en tanto C para la finalidad Z

LOS DISTINTOS SENTIDOS DE SER MEJOR:

Como diría Aristóteles en relación al ser, “X es mejor que Y” puede decirse de muchas maneras. ¿En que sentido se puede mejorar algo? Yo quiero dejar una breve lista sobre los distintos sentidos en los que algo puede mejorarse:

  1. Mejorar en el sentido de ampliar: A veces se puede mejorar algo al ampliarlo con más elementos que lo hacen más valioso.
  2. Mejorar como eliminar: A veces se puede mejorar algo cuando quitamos un elemento que perjudicaba a la cosa.
  3.  Mejorar como sustitución: Es una mezcla de aplicar 2 y 1 en este orden.
  4.  Mejorar como cambiar o transformar: Algo puede ser mejor simplemente porque se ha transformado o hecho de otra manera que es más positiva.
  5.  Mejorar como eficiencia: Algo es mejor simplemente porque se hace más rápido y con menos gastos.
  6. Mejorar como experiencia y dominio: Algo es mejor simplemente porque tiene más experiencia y dominio en hacer ese algo y, por ende, comete menos errores en su ejecución.
  7.  Mejorar como ajustar: Hay veces que algo es mejor por una cuestión de adaptabilidad, dado un contexto C, la cosa consigue adaptarse más a C que antes.